El ABC de la Celulitis

Celulitis Las estadísticas de fuentes fidedignas como abcnews apuntan a que por lo menos un 90% de las mujeres del mundo desarrollan celulitis en alguna etapa de sus vidas.

Aunque esta afección de la piel no es grave, si puede convertirse en una carga demasiado pesada de llevar para aquellas que desean lucir bien.

Aunque no existen pruebas científicas concretas que demuestren que sea posible deshacerse de ella, hay prácticas recomendadas por médicos especializados que si pueden ayudar considerablemente a reducir la celulitis.

¿Qué es la celulitis?

El nombre científico de esto es dermatopaniculosis deformante pero todos la conocen por su nombre de pila, celulitis.

La Biblioteca Nacional de Salud de Los Estados Unidos señala que la celulitis es grasa que se deposita bajo la piel. Esta grasa se almacena en una capa superior a la capa de grasa común que todos tenemos. Además, está dispersa a través de las uniones de colágeno que proporcionan la elasticidad a nuestra piel.

Al agruparse células de grasa en grandes cantidades los tejidos de colágeno se estiran y llegan a hacerse visibles a nuestros ojos los cúmulos que dan la apariencia de queso cottage o cáscara de naranja. De ahí que también reciba el nombre de “piel de naranja”.

¿Qué causa la celulitis?

Tener celulitis no significa que usted tiene sobrepeso. La celulitis puede incluso florecer en personas delgadas. Aunque si tiene sobrepeso, bajar de peso puede ayudarle con la celulitis.

Esta afección es mucho más común en mujeres que en hombres. Además si en su familia hay mujeres con celulitis existe una buena posibilidad que usted también llegue a desarrollarla.

Otros factores que influyen en la aparición de la celulitis son:

  • La mala alimentación
  • El metabolismo lento
  • La falta de actividad física
  • Los cambios hormonales
  • Deshidratación
  • La grasa corporal
  • Ciertas dietas pasajeras
  • El grosor y color de la piel

La celulitis tiende a ser menos perceptible en piel más oscura. Si tiene la piel clara y planea estar fuera en traje de baño o pantalones muy cortos, la aplicación de un bronceador puede hacer que los hoyuelos en los muslos sean menos perceptibles.

¿Cómo tratar la celulitis?

Hay muchos productos y tratamientos que prometen eliminar la celulitis de muslos y nalgas. No obstante, existe poca evidencia que indique que trabajan bien o por mucho tiempo. Aun así hay algunas opciones que debe conocer.

Metilxantinas. Este grupo de sustancias químicas que incluyen la aminofilina, cafeína y teofilina, comúnmente usadas en cremas para la celulitis. No hay evidencia científica de que estas cremas son eficaces contra la celulitis y en algunos casos puede resultar perjudicial. Su aparente efecto puede deberse al estrechamiento de los vasos sanguíneos, lo que podría ser peligroso para aquellas personas con problemas circulatorios. Ciertos estudios han demostrado una pequeña reducción en las medidas del muslo con algunas combinaciones de estas sustancias por sus propiedades de romper los depósitos de grasa. Sin embargo no promueven una pérdida significativa de la celulitis.

Liposucción. Este es un procedimiento quirúrgico para eliminar los depósitos de grasa en el cuerpo. Sin embargo, la liposucción elimina el excedente de los depósitos de grasa profunda, no la celulitis que está justo debajo de la piel. La Academia Americana de Dermatología señala que en realidad la liposucción puede hacer más notoria la celulitis debido a las depresiones que se crean en la piel.

Mesoterapia. La mesoterapia es una terapia bastante controversial. Vio su origen en Europa aunque inicialmente se la usaba para tratar las inflamaciones cutáneas. Funciona mediante una inyección de sustancias tales como aminoácidos, vitaminas, enzimas y minerales en el tejido subcutáneo. Este tratamiento puede descomponer la grasa y llevar una leve mejoría en la apariencia de la celulitis. Sin embargo también trae consigo riesgos, como hinchazón, infección e irregularidades en la piel. Las sustancias usadas para estos tratamientos están fuera de etiqueta, lo que significa que han sido aprobadas por la FDA pero para otros fines médicos.

Masajes y tratamientos de spa. Este tipo de tratamientos puede tener un efecto positivo en la apariencia de celulitis en la piel. Esto se debe a que estimulan el drenaje linfático, sistema que permite eliminar el exceso de líquidos y toxinas de la piel. Sin embargo no tienen un efecto directo en los cúmulos de grasa del tejido sub-cutáneo.

Tratamientos con láser. No cualquier tratamiento con láser es adecuado para la celulitis. La FDA ha aprobado únicamente 2 dispositivos que combinas masajes, succión y terapia de luz láser. TriActive y VelaSmooth son las 2 máquinas avaladas por la FDA, las cuales hacen uso de láseres de bajo nivel. En ambos casos se requiere de varias sesiones de tratamiento. Los tratamientos con láser son aún más costosos que los de solo masajes, el programa completo puede fácilmente llegar a costar miles de dólares.

Suplementos dietéticos. Algunos de los productos más comercializados para  tratar la celulitis son el ginkgo biloba, bioflavonoides de semilla de uva, el trébol de olor, extracto de alga negra, aceite de onagra, aceite de pescado y soja.

Estos suplementos afirman poder mejorar el metabolismo, quemar grasa, reducir el estrés, mejorar la circulación, entre otros. No es posible evaluar con precisión estas afirmaciones.

Conceptos como “metabolismo” o “circulación”, por ejemplo, no se pueden medir fácilmente sobre una base objetiva para determinar si se ha logrado una mejora o no. Además, estos productos no pueden ser evaluados por la FDA debido a que no son medicamentos. Son por lo tanto exentos de cumplir con los estándares científicos para la seguridad y la eficacia que se aplican a las drogas. Por otra parte, no hay estudios clínicos válidos para apoyar el uso de estos suplementos dietéticos para el tratamiento de la celulitis. Los estudios que se han realizado sobre estos suplementos no han arrojado pruebas positivas contundentes. Ciertos suplementos dietéticos de los cuales se fomenta su uso para el tratamiento de la celulitis también pueden acarrear riesgos para la salud o pueden interactuar con algunos medicamentos farmacéuticos recetados. Un ejemplo de esto es la formulación conocida como Cellasene contiene yodo, que muchos médicos advierten puede ser perjudicial para las personas con tiroides y otras condiciones.

La colagenasa. La colagenasa es una enzima natural que neutraliza el colágeno, componente del tejido conectivo que mantiene unidas las células de nuestra piel. Con este tratamiento se busca romper las uniones de colágeno que mantienen  los depósitos de grasa en forma de cúmulos a la vista de nuestros ojos y bajar ese relieve.

Un estudio de 10 mujeres con celulitis realizado en 2006 mostró que las inyecciones con colagenasa pueden ser positivas para la apariencia de la celulitis. Aún se desconoce de los efectos a largo plazo de este tratamiento, así como de las mejoras permanentes si las hubiera. El tratamiento se considera experimental y aún no está disponible habitualmente, pero la investigación está en curso para determinar si las inyecciones de colagenasa pueden llegar a ser una opción viable para el tratamiento de la celulitis.

También se pueden utilizar plantas medicinales para combatir la celulitis.

¿Cuál es la mejor opción?

En concreto, mantener una dieta saludable, alejarse de un estilo de vida sedentario y mantener los músculos tonificados mediante ejercicios es el enfoque más razonable y recomendado para mantener el cuerpo en forma.

Los pacientes deben ser muy cuidadosos al probar suplementos dietéticos, procedimientos quirúrgicos o técnicas estéticas no certificadas. Aunque la FDA ha aprobado ciertos tratamientos que involucran dispositivos láser y masajes, es muy importante recordar que estos son tratamientos costosos y lentos, únicamente aprobados para la disminución temporal y leve de la antagonista de la belleza femenina.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
8 Comentarios
  1. diciembre 29, 2014
  2. diciembre 29, 2014
  3. diciembre 29, 2014
  4. enero 8, 2015
  5. enero 17, 2015
  6. enero 22, 2015
  7. mayo 20, 2015
  8. octubre 29, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR