Atragantamiento, cómo Ayudar y Salvar una Vida

Cualquiera puede ser víctima de un atragantamiento, perder el aire y lamentablemente incluso la vida, es por ello que debemos estar preparados para saber reaccionar y auxiliar inmediatamente si eso le sucede a un familiar, amigo o tal vez un desconocido que está sufriendo ese trance y podríamos evitar así un desenlace fatal.

Hace unos días, quedé conmocionada al enterarme que un joven murió en un restaurante al atorarse con un pedazo de carne, porque ninguno de los comensales allí presentes pudieron prestarle primeros auxilios y no porque no querían o eran insensibles, sino porque no sabían cómo ayudarlo.

Sensación de Ahogo

Cuando llegaron los bomberos y el servicio médico, ya era demasiado tarde.

Primer paso

Lo primero es distinguir si la persona puede respirar, si lo hace y está tosiendo, no debemos interferir. La ayuda en ese momento sería esperar a que con la tos pueda expulsar ese trozo de comida atorado.

No respira

Si el afectado no respira, no emite sonido, pero está consciente es necesario que apliquemos la llamada “Maniobra de Heimlich”. Para ello debemos colocarnos detrás de la persona que está sufriendo el atragantamiento.

Debemos poner nuestros brazos alrededor de su cintura. La mano derecha en forma de puño cerrado, con el dedo pulgar hacia el medio del abdomen de la persona- arriba del ombligo. Nuestra mano izquierda debe tomar el puño.

De esta forma debemos luego comprimir, apretar fuertemente hacia arriba con ambas manos, una y otra vez hasta que la persona expulse el objeto y empiece a respirar.

En los niños

Si se trata de niños mayores al año de edad, se procede de la misma forma, pero el puño se coloca sobre el ombligo del niño.

Estado inconsciente

Si la persona se desmaya y se encuentra en estado inconsciente, debemos llamar urgentemente a emergencias, pero a su vez podemos realizar algunas acciones de auxilio inmediato.

Acostemos a la persona boca arriba, si no respira levantemos su cabeza hacia atrás, levantemos la barbilla, debemos apretar además su nariz y hacerle una respiración boca a boca, haciendo dos exhalaciones completas.

Si sigue sin reaccionar, vuelva a levantar la cabeza e inténtelo otra vez.

Compresiones abdominales

El siguiente paso son las llamadas compresiones abdominales, para ello debe sentarse sobre las piernas de la persona afectada, poner la palma de su mano en medio del abdomen, justo arriba del ombligo y debajo de la punta del tórax.

Ponga la otra mano y las puntas de los dedos hacia la cabeza de la persona.

En esta posición debe dar entre 6 a 10 compresiones rápidas hacia adelante y abajo.

Seguramente con estos pasos seguidos la persona puede recuperar la conciencia y hasta ese momento debe haber llegado ya personal médico que le darán una atención más especializada.

Si todos pudiéramos tener esta información, seguro habría menos accidentes que lamentar a la hora de la comida.

Recomendaciones

Otra forma de evitar este tipo de accidentes con los alimentos, es teniendo una masticación más lenta, especialmente cuando se trata de carnes y embutidos. Es preferible tomarnos más tiempo en disfrutar nuestras comidas, que llevarnos un mal susto con el atragantamiento, esto sin contar con los gases que luego podamos sufrir si pasamos la comida sin una debida masticación y deglución.

Asimismo es importante que no hablemos mientras comemos. Estas mismas recomendaciones la debemos poner en práctica también con nuestros hijos pequeños, quienes son más propensos a atorarse con las comidas o con algunos objetos que pueden llevarse a la boca.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
2 Comentarios
  1. enero 9, 2014
  2. abril 16, 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR