Trofología: cura a través de la combinación de alimentos

Trofología:combinación de alimentos

Si es cierto que la alimentación es la base de la salud, habría que acentuar que no sólo basta comer alimentos saludables y hacer dietas estrictas, pues la combinación de alimentos juega un papel muy importante que poco se conoce y el cual es de suma importancia para logarr una nutrición y salud completa.

Muchos vegetarianos tienen la idea de que para estar saludables basta eliminar ciertos productos de la dieta e incluir los más sanos o los más coherentes con su filosofía personal. Sin embargo ¿Qué pasa cuando combinamos alimentos inadecuadamente?

Hacer mezclas de de varios alimentos de forma inconsciente provoca que los alimentos, primeramente, no se digieran apropiadamente, además de que la digestión se hace pesada y larga,  provoca una sobreproducción de toxinas y alcohol la cual calienta el estómago y los intestinos generando empachos, indigestiones y una larga lista de padecimientos.

¿Qué es la trofología?

La Trofología es la ciencia que se encarga de estudiar y enseñar cómo cultivar o restablecer la salud mediante una alimentación adecuada de acuerdo a la persona. Esta ciencia principalmente se basa en hacer combinaciones de alimentos óptimas para recuperar la salud.

El alimento más sano, digestión y sangre

Cierto que no hay nada como la alimentación natural para tener salud, juventud y belleza. Sin embargo, cabe señalar que depende de las funciones orgánicas de nuestro cuerpo la calidad de nuestra sangre, la cual es producto de la nutrición general pero sobre todo de la correcta digestión. Si tenemos alimentos adecuados con una correcta asimilación, se produce sangre pura con tejidos y órganos sanos; una mala digestión con alimentos inadecuados, deteriora la sangre alterando las funciones orgánicas.

La salud y la digestión

El cuerpo habla dela calidad de nuestra alimentación. Sí esta nutrido de alimentos frescos como vegetales y frutas, por ejemplo, la sangre podría ser fluida, nutritiva y alcalina, exenta de toxinas y materias ácidas, pues debe saberse que todas las frutas, por más ácidas que sean, se tornan alcalinas en el momento en que entran en el cuerpo. Sin embargo, comer frutas y verduras no asegura una buena calidad de la sangre, ya que si combinamos de forma inadecuada las frutas con otros alimentos complejos, o las comemos cocidas y mezcladas con otros productos, entonces todo lo que comemos en una sola comida, tanto frutas como, por ejemplo, sopa o guisado, se entorpecerían unos con otros la digestión, formando largas y complicadas digestiones y ácidos provenientes de las fermentaciones pútridas del intestino.

Estas fermentaciones pueden permanecer en el organismo por horas y muchas veces no pueden ser eliminadas por los intestinos, por lo que acidifican la sangre, inflaman, congestionan e irritan desde tejidos y órganos hasta sistemas de nuestro cuerpo. Todas estas irritaciones, si persisten y se mantienen por tiempos prolongados, provocan a la larga todos esos trastornos que conocemos con diversos nombres y que resumimos en enfermedad.

La única enfermedad

Los mejores doctores están de acuerdo en que no hay enfermo con buen a digestión. Los nutriólogos conscientes saben que no existe sino una enfermedad: la enfermedad de una sangre deficiente.  La digestión es la clave para una sangre de óptima calidad. Si existe una correcta combinación de alimentos, la digestión será la máquina que nos de una sangre fuerte y pura.

Una correcta digestión se caracteriza por ser rápida, por tener excrementos abundantes e inodoros, cilíndricos y de color bronceado. Una correcta asimilación de alimentos, además, ayudara al intestino a desalojar al menos en la mañana y en la tarde. Defecar solo una vez al día no es suficiente y esto significa que a los intestinos les esta costando deshacerse de los residuos tóxicos y biliares. Si se mantienen estos residuos por más de 20 horas, entonces la sangre empezara a absorber estas nocivas sustancias. Lo más evidente para saber si estasmo asimilando correctamente es desalojar el intestino cada ocho horas.

¿Cómo combinar los alimentos?

Se debe tener en cuenta que hay alimentos que producen distintos tipos de acidez en los jugos gástricos, por lo que si combinamos más de tres tipos de alimentos, el estómago se vera en problemas. Lo más recomendable es combinar al menos 2 alimentos compatibles de distintos grupos y comer menos cantidad y más veces al día.

Lo que debes tomar en cuenta:

FRUTAS: están llenas de antioxidantes y son muy nutritivas y benéficas para la salud. Para aprovecharlas, debes comerlas solas y con el estómago vacio. No las combines con otros alimentos a menos que sean cereales, porque su azúcar natural fermenta los otros alimentos y crea alcohol. Lo mejor es comerlas frescas, 2 horas después de haber comido y esperar media hora a que se digieran bien para comer otra cosa. Nunca combines más de 3 frutas y no combinar frutas dulces con ácidas.

PROTEINAS: no las combines con carbohidratos ni con otras proteínas. Algunos ejemplo de proteínas son: algas, lácteos, leguminosas (alubias, ejotes, lentejas, habas, etc), oleaginosas (sésamo, almendras, nueces, pepitas, etc), soja y derivados, y otras como aceitunas, levadura de cerveza, polen, hongos, etc.

CARBOHIDRATOS: debe comerse acompañados de verduras y vegetales frescos. Algunos ejemplos de carbohidratos son: granos (arroz integral, maíz, cebada, etc), panadería integral, pastas integrales, tubérculos. Las frutas también son carbohidratos pero estas no deben ser combinadas con vegetales.

Lo más recomendable en cada comida es comer un alimento cocinado y otro crudo.

DIETA MUESTRA PURIFICADORA DELA SANGRE:

Ayunas: vaso de agua tibia con el jugo de un limón, o jugo de algún cítrico (purificador de la sangre).

Mañana: papaya con miel de abeja y nueces o pan con queso fresco y te de infusión de hierbabuena.

COMIDA: sopa o caldo de verduras y miso, infusión de hierbas, ensalada de verduras frescas.

MERIENDA: leche de almendras con pan untado con miel.

CENA: ensalada de manzanas frescas con una taza de avena con miel.

Cereales, trigo, maíz, arroz, avena, etc. Con  verduras, raíces o frutas dulces u oleaginosas

Los alimentos feculentos o tubérculos van bien con verduras .

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
5 Comentarios
  1. octubre 21, 2010
  2. diciembre 22, 2011
  3. febrero 20, 2013
  4. septiembre 3, 2014
  5. agosto 6, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR