Pesadillas: Recomendaciones y Remedios

Una pesadilla es aquel sueño que se describe como perturbador o bien, aterrador, pueden presentarse con frecuencia en niños, aunque también afecta adultos, y se estima que aparecen por lo general antes de los 10 años de edad.

Pesadillas: Recomendaciones y RemediosHechos simples y cotidianos pueden generar pesadillas en niños y adultos, normalmente se identifican dos factores desencadenantes.

La pérdida de un ser querido, accidentes o algún otro evento traumático puede favorecer la aparición de pesadillas, así como situaciones estresantes. Las pesadillas también pueden aparecer como consecuencia del uso de ciertos fármacos.

Sueños aterradores recurrentes

Experimentar pesadillas no es nada fuera de lo común y a menudo suelen ser muy ocasionales de forma que no llegan a afectarnos seriamente, sin embargo, cuando las pesadillas se vuelven recurrentes o prolongadas pueden afectar la calidad de nuestro sueño y descanso, provocando achaques a nuestra salud en general. El problema también se puede agravar cuando el individuo comienza a experimentar temor a sufrir las propias pesadillas, negándose en ocasiones a dormir o retardando su hora de sueño

Las personas que sufren de pesadillas constantes suelen estar irritables y experimentar ansiedad debido a la falta de sueño.

Fármacos y pesadillas

Antes de recurrir a algún remedio es importante considerar que hay ciertos fármacos que pueden provocarnos pesadillas.

Algunos ansiolíticos y medicamentos para combatir el insomnio y la depresión pueden generar pesadillas como efectos secundarios.

En menor medida, ciertos antiácidos, analgésicos y antiinflamatorios también pueden provocar este tipo de alteraciones del sueño.

Si se sospecha que algún medicamento es la causa de las pesadillas es conveniente consultarlo con el médico tratante para evaluar la dosis y el tipo de fármaco.

Recomendaciones generales

Algunos hábitos pueden relacionarse con las pesadillas por lo que hacer algunos cambios también puede resultar útil.

Evita cenas fastuosas: Las digestiones pesadas comúnmente se relacionan con pesadillas, los expertos recomiendan cenar al menos dos horas antes de ir a dormir, y procurar que nuestras cenas sean más ligeras.

Limita el contenido violento: Un hábito común puede ser ver o leer noticias antes de dormir, sin embargo, este contenido suele ser violento y justamente poco recomendado antes de irnos a dormir, también se aconseja evitar mirar programas, películas o juegos con contenido violento.

Que tu habitación sea cómoda: En ocasiones el simple hecho de que nuestra habitación no tenga las condiciones óptimas para el sueño puede ser suficiente para alterar nuestros sueños, procura que tu habitación sea lo suficientemente oscura, y tu cama sea cómoda.

Evita el consumo de alcohol: El abuso de bebidas alcohólicas también se relaciona con la presencia de sueños aterradores por ello, es aconsejable evitar su consumo.

Ten pensamientos positivos: Antes de dormir, concéntrate en los pensamientos agradables y positivos en lugar de fijarte en los problemas y situaciones estresantes.

Practica ejercicio: La actividad física regular nos puede ayudar a combatir el estrés del día a día y a reducir la tensión, es aconsejable que realices algún ejercicio que disfrutes para lograr este objetivo. El yoga es una excelente una alternativa en estos casos.

Habla sobre tus pesadillas: A veces, el compartir nuestros malos sueños con alguien de nuestra confianza nos puede ayudar a entender la razón del miedo o la situación que nos pueda estar generando estrés.

Remedios contra las pesadillas

Si bien experimentar pesadillas de forma esporádica es algo normal, cuando estas alteran nuestro sueño podemos tratar de solucionarlas por medio de remedios naturales.

Baño relajante: Tomar una ducha o un baño con agua tibia antes de dormir puede ser ideal para propiciar un sueño profundo y evitar las pesadillas, este remedio puede ser especialmente útil si añadimos un par de gotas de aceite de esencial de lavanda a nuestra esponja o al agua de la bañera, recuerda utilizar con moderación.

Té de manzanilla: El té de manzanilla puede ayudarnos a relajarnos antes de dormir, se recomienda beber una taza media hora antes de acostarnos y disfrutar de su aroma.

Aromaterapia: Ciertos aromas pueden ayudarnos a reducir la ansiedad y propiciar el sueño profundo, en este caso, es posible agregar un par de gotitas de aceite esencial de mandarina en tu almohada o colocar un algodón con un par de estas gotas bajo tu almohada antes de dormir, también, puedes colocar unas semillas de anís en un pequeño saco y atarlo para colocarlo debajo de la almohada.

Ejercicios de relajación: Realizar aspiraciones por tu nariz y expiraciones por tu boca de forma profunda puede ser útil para favorecer un estado de relajación, procura concentrarte en tu respiración cuando pones en práctica este tipo de ejercicios. Es recomendable realizarlos antes de dormir, también pueden ayudar a conciliar el sueño.

Té de cáscara de naranja: Se trata de un remedio tradicional contra las pesadillas el cual consiste en beber una taza de té de cáscara de naranja o mandarina antes de dormir.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...
6 Comentarios
  1. septiembre 23, 2016
  2. septiembre 27, 2016
    • septiembre 29, 2016
  3. septiembre 30, 2016
  4. noviembre 24, 2016
    • noviembre 25, 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR