Cuidar la Piel con Cosméticos Naturales

La piel, el órgano más importante

En un centímetro cuadrado de piel se encuentran: 15 glándulas sebáceas, 1 metro de vasos sanguíneos, 100 glándulas sudoríficas, 3.000 células sensoriales, 4 metros de nervios, 300.000 células epiteliales y 10 pelos.

ESPECIAL PARA PIELES DELICADAS Y SENSIBLES

La piel es el órgano más grande que tenemos y al cubrir nuestro cuerpo, el más importante: Si la tapamos al 100% con una crema o pintura que no deja pasar el aire, en dos horas estamos muertos. Sin piel no podríamos existir, moriríamos como los quemados.

La piel, un intestino expuesto

Su declive es el más visible, porque es la intermediaria entre el medio ambiente y nuestro organismo:

De adentro hacia fuera, todo lo que sucede en nuestro interior se puede manifestar en la epidermis: nerviosismo, problemas metabólicos o intoxicaciones nos pueden causar granos, caspa, pus o manchas, incluso el agotamiento físico, el cansancio o el estrés se plasman en una piel que se vuelve pálida, seca o arrugada.

De afuera hacia dentro, por un lado están las influencias medioambientales que no podemos controlar (contaminación, clima), y por el otro aquellas que sí dependen de nosotros: el trato y el cuidado que le proporcionamos.

Si tenemos en cuenta que a través de ella las sustancias penetran en el cuerpo y llegan en 15 minutos a la sangre, donde influyen sobre el metabolismo, nos damos cuenta de que la piel es un órgano tan sensible o más que nuestro intestino, y es que así hay que considerarla, como un intestino que filtra los nutrientes, pero también los tóxicos y los transporta a la sangre.

Por ello es tan importante saber lo que nos ponemos, porque no sólo se quedará en la superficie, sino que influirá en todo nuestro organismo.

PRODUCTOS QUE CONTIENEN LAS CREMAS Y DE LOS CUALES NO SE INFORMA

Para conseguir que una crema cuaje o cualquier mezcla entre distintas sustancias con fines cosméticos se mantenga, hacen falta los siguientes componentes:

  • Emulgentes: para unir grasa y líquidos
  • Antioxidantes: impiden el deterioro en contacto con el aire gelificantes: dan textura y cremosidad
  • Conservantes: impiden el deterioro temporal
  • Bactericidas: desinfectan el medio para que no se formen hongos, etc.

No son pocos los dermatólogos sinceros, que ante la avalancha de cosméticos afirman: “hay que estar contento, si un producto no contiene ingredientes nocivos”.

La industria cosmética vende imagen – es cosa del consumidor creérselo o no”.

La publicidad ha creado un sinfín de expresiones y “tecnicismos” que suenan bien, pero carecen de cualquier valor científico: “péptidos súperhidratantes”, “sistema de purificación celular”, incluso algunos ingredientes se han inventado únicamente por sonar bien o espectacularmente, como “muscle extract” (¡sustancia genética!).

Pero incluso el término “hipoalergénico”, tan popular en artículos de farmacia, no tiene más relevancia que las palabras “súper mega-guay”. Normalmente, se debería referir a productos sin perfume, ya que las fragancias sintéticas son las que estadísticamente más alergias pueden causar. Pero en ningún caso, es un término que comprometa al fabricante.

Cada día surgen nuevas alergias y nuevas sustancias que las causan, a parte, la mayoría de alergias se manifiestan semanas después de haber utilizado el producto, que las pudo provocar.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
8 Comentarios
  1. enero 20, 2011
  2. enero 22, 2011
  3. enero 24, 2011
  4. enero 24, 2011
  5. febrero 21, 2011
  6. octubre 29, 2014
  7. marzo 13, 2015
  8. junio 27, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR