Sencillos hábitos y alternativas para mejorar la apariencia de las varices

Tratamientos naturales varicesLas varices son dilataciones de las venas que derivan de una enfermedad llamada insuficiencia venosa periférica. Debido a múltiples causas, estas venas dilatas impiden la circulación sanguínea normal, acumulan sangre, se inflaman y muchas veces se vuelven visibles a nivel superficial, ya sea porque adoptan un color morado o porque forman bultos.

Aparecen principalmente en las piernas, y afectan más a las mujeres que a los hombres. Aunque la insuficiencia venosa es una enfermedad progresiva que en un principio no presenta gravedad, las varices resultan antiestéticas y causan una serie de síntomas como sensación de pesadez o hinchazón en las piernas, edemas, calambres, dolor y, en etapas más avanzadas de la enfermedad, úlceras, llagas en al piel y sangrado.

Para su tratamiento, existen diversas alternativas, tanto naturales como clínicas, que pueden irse adecuando a diferentes estadios de la insuficiencia venosa, atenuando los síntomas y evitando que la enfermedad siga progresando.

Hábitos que contribuyen a optimizar la circulación sanguínea

En primer lugar, es necesario optimizar la circulación de la sangre para evitar que la dilatación de las venas se complique y que aparezcan nuevas varices. Por eso, es muy importante no permanecer sentado o parado durante mucho tiempo y realizar algo de ejercicio físico, aunque sea una simple caminata diaria.

Las duchas de agua fría o la aplicación de cremas de efecto frío también contribuyen a una adecuada circulación y alivian la sensación de pesadez. Antes de dormir o luego de estar un tiempo sentado o de pie, es recomendable acostarse durante un rato con las piernas elevadas a la altura del corazón, para ayudar al retorno sanguíneo. Y lo que hay que evitar: el sobrepeso, el tabaquismo, la exposición excesiva al sol o al calor. 

Aromaterapia y masajes

Fotolia_13891540_XS.jpgEl uso de aceites esenciales para aromaterapia y los masajes en las piernas son eficaces tratamientos naturales contra las varices. Muchos aceites poseen propiedades venotónicas, es decir, favorecen la circulación de la sangre tonificando las paredes de las venas. A través de suaves masajes, pueden penetrar en la piel y proporcionar una inmediata sensación de alivio y deshinchazón.

Lo recomendable es no aplicarlos puros sino mezclados en un aceite base, que puede ser de girasol, almendras o soja. Los aceites esenciales más efectivos contra las varices son el de ciprés, menta, romero, lavanda y limón. La proporción aproximada para realizar un aceite para masajes debe ser de 200 ml de aceite base con 7 a 10 gotitas de aceite esencial.

Existen también cremas y geles con efecto frío y agentes venotónicos, que ayudan considerablemente a reducir la sintomatología de la insuficiencia venosa. Los masajes deben realizarse siempre en forma suave y en sentido ascendente, comenzando por los tobillos con movimientos circulares y subiendo hasta los muslos.

Baños de inmersión

Una alternativa natural y muy simple que puede realizarse todos los días en casa para mejorar la apariencia de las várices y atenuar el cansancio y la inflamación en las piernas son los baños de inmersión.

Es sabido que el agua fresca activa la circulación, y mucho más efectiva puede ser si se diluyen en ella sustancias con propiedades desinflamatorias y descongestivas. Se puede, por ejemplo, realizar un baño de inmersión –en agua fría o tibia, nunca caliente- durante veinte minutos en la bañera o en un balde con agua, sal marina y vinagre de manzana. También pueden agregarse hojas de laurel, menta, flores de manzanilla o gotas de limón.  

Tratamiento farmacológico vs. naturales

Existen diferentes tipos de tratamientos tanto farmacológicos como naturales, cada uno con sus pro y contras. Aquí te vamos a poner al tanto de los mejores por cada lado para que puedas elegir según tu conveniencia.

Escleroterapia con microespuma: La esclerosis consiste en irritar la pared interna de la vena para que se cierre y cicatrice por sí misma, eliminando la acumulación de sangre y con ella la apariencia indeseable de la várice. El tratamiento con inyección de microespuma para las varices (compuesta de polidocanol) es una forma de esclerosis química moderna y efectiva, que permite mayor contacto y por lo tanto más eficacia que los tratamientos con sustancias líquidas.

Escleroterapia física: La esclerosis también puede realizarse a través de métodos físicos, como la terapia con láser o la radiofrecuencia. El láser consiste en un rayo de luz captado particularmente por determinado color: el de los glóbulos rojos. Estos absorben la luz y se calientan hasta destruirse, esclerosando las paredes internas de la várice, sin que los tejidos cercanos se vean afectados. La radiofrecuencia, por su parte, transmite calor a las paredes de las venas a través de ondas de radio que se introducen con un catéter.

Para aumentar el tono venoso, impidiendo la formación de nuevos edemas y reduciendo los ya existentes, el tratamiento farmacológico consiste en la administración vía oral de medicamentos como oxerutinas, diosmina, e hidrosmina. Pero también existen muchos remedios de origen natural para el tratamiento de las várices: Ginkgo biloba, Centella asiática, Castaño de indias, los cuales pueden encontrarse en comprimidos para administración oral o en cremas y geles para masajes.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
3 Comentarios
  1. junio 23, 2016
  2. junio 24, 2016
  3. noviembre 26, 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR