Gastritis, Úlceras estomacales y preocupación

Gastritis, Úlceras estomacales y preocupaciónEl cerebro y el estómago están fuertemente conectados por el nervio vago. Cuando una persona está preocupada, el estómago incrementa el flujo de jugos gástricos al estómago. Esto está actualmente comprobado. La preocupación es una de las causas principales de problemas como gastritis, colitis y úlceras estomacales.

Cuando la preocupación es constante y prolongada, el estómago se llena con los ácidos de los jugos gástricos con los cuales tiene que batallar constantemente, además de que las paredes del estómago se irritan y desgastan, sobre todo cuando no hay alimentos en él. Si en el estómago ya existe una úlcera, los jugos gástricos (que contienen ácido clorhídrico), agravaran el problema al irritar las delicadas paredes del estómago ulcerado.

¿Por qué nos preocupamos?

La preocupación proviene de una debilidad nerviosa, es un estado de intranquilidad cuando no confiamos ya sea en nosotros o en la vida. La resistencia a que ocurran o no ocurran ciertos eventos en la vida genera un estado defensivo que pone a trabajar a las glándulas suprarrenales pues el cuerpo se prepara para el posible ataque o experiencia no deseada. La sobreactividad de las glándulas suprarrenales activa por otro lado un movimiento estomacal, el cual se prepara para recibir la experiencia y “digerirla”, es como si el cuerpo pensara que va a tener que digerir algo muy trabajoso o fuerte, y segregara jugos gástricos anticipadamente.

En condiciones normales este flujo ayuda a que se digiera bien lo que va a caer en el estómago, pero el constante y prolongado flujo de jugos estomacales tiene un efecto nocivo ya que deteriora, debilita y llega a enfermar las paredes estomacales.

El problema se agrava…

  • Estos síntomas se agravan notablemente si la persona come en exceso o deja al estómago vacío por periodos prolongados, lo cual causa un estrés o ansiedad en el estómago.
  • Todo exceso de comida acentúa el mecanismo digestivo generando un trabajo arduo que desgasta, tensa e irrita.
  • Además, los alimentos muy irritantes o de difícil digestión promueven que el estómago se debilite considerablemente cuando hay tensión, lo cual puede sentirse en un ardor o dolor en la boca del estómago, hinchazón del abdomen, gases, estreñimiento o sensación de nauseas.
  • La combinación de alimentos muy feculentos o proteicos así como una inadecuada combinación de alimentos fomentan una ardua digestión que tensa al estómago.
  • La deficiencia de vitaminas como la A y la C agravan notablemente las úlceras y problemas estomacales cuando hay tensión.

 ¿Cómo menguar la preocupación y las úlceras o problemas del estómago?

Lo primero es atacar el problema desde la raíz, la cual reside en la preocupación excesiva. Y para esto, es necesario empezar un cultivo emocional donde enfoquemos la vida bajo un nuevo entendimiento. Las demandas de la sociedad y el cumplimiento de ciertos estereotipos de vida provocan que la persona se sienta sometida a vivir bajo el estrés del deber ser bajo las agobiantes prisas o la persecución de ideales para darle cumplimiento a todo lo que la vida exige.

No se intenta decir que las personas no cumplan con lo que deben o quieren, sino más bien es el enfoque que se le da a las experiencias que vivimos, pues podemos hacer las mismas actividades que hacemos pero sin preocupación, ocupándonos más bien de lo que hay que resolver con confianza y paz interior. Podemos cumplir con el mismo número de tareas ya sea preocupado o despreocupados… ¿por qué nos preocupamos? Porque queremos que nos suceda o nos suceda algo. Pero si tuviésemos más confianza en la vida, entonces podríamos comprender que hay cosas que no están en nuestras manos, que podemos enfrentar nuestros desafíos y tareas del día pero lo demás es cosa del flujo de la vida y de nuestra capacidad de confiar y estar en armonía mientras ocurre la vida.

No debemos perder el momento a cambio del futuro. Si nos estresamos es que estamos viviendo para el futuro. Y vivir para el futuro genera una tensión bárbara en el estómago pues estamos digiriendo cosas que aun… ¡no han sucedido! La mejor recomendación es centrarnos en nuestras tareas de un modo entregado y amoroso, donde nuestra participación en la vida se convierta en algo fluido y contento, pues si algo debemos lograr en esta vida no son casas ni dinero ni la pareja ideal, sino la capacidad de poder estar bien con nosotros mismos y con la vida ya sea en la circunstancia que sea, aprender a crecer significa que aprendemos a dominar nuestros miedos más profundos a sabiendas que nosotros creamos la vida a partir de nuestras actitudes de cada día. Si estamos felices, contentos y agradecidos por lo que nos va dando la vida, esta sin duda fluirá de formas más grandiosas, abundantes y alegres. Y nuestro estómago sin duda estar amas feliz y saludable.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
6 Comentarios
  1. noviembre 12, 2012
  2. noviembre 15, 2012
  3. noviembre 23, 2012
  4. junio 25, 2013
  5. junio 3, 2014
  6. abril 9, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR