Várices: fortalece tus venas y combate várices naturalmente

Las venas son los conductos interiores por donde fluye la sangre que contiene y recolecta material de desecho.

Las venas de la parte inferior del cuerpo tienen una carga más pesada que las que hay en el resto del organismo, y esto sucede por el efecto de la gravedad. Las venas de las extremidades inferiores como las que hay en las piernas y los pies, acarrean una gran cantidad de sangre que tiene que llegar desde los pies hasta el corazón.

Cuando las venas son débiles, las válvulas y paredes de estas venas ceden a la presión fuerte, y dejan de funcionar adecuadamente la sangre circula deficientemente al corazón, y se estanca en las venas de las extremidades inferiores. Cuando esto ocurre, se forman nódulos, y a estos nódulos se les conoce cómo várices o venas varicosas.

Cuando la sangre no puede circular adecuadamente, se estanca. Esto puede resultar, a nivel estético, muy desagradable, pues un tono azulado o violáceo se hace evidente en la superficie de la piel. Y entonces tenemos esas especies de “arañitas” decorando las piernas. Sin embargo, a nivel salud, esto no es sólo desagradable sino que es una causa que debe considerarse con atención, ya que los tejidos circundantes se dañan a causa de las toxinas acumuladas y recolectadas, y este daño puede ocasionar que se produzcan úlceras.

Ejercicios para prevenir y combatir las várices

  1. Lo mejor, siempre es prevenir. Y si sientes que tienes las venas débiles, debes realizar una actividad física dónde no estés permanentemente de pie, pero que de alguna forma haya movimientos del cuerpo. La gimnasia, la natación, la bicicleta, el spinning, el yoga, caminar descalzo sobre la arena o el pasto son algunas de laos ejercicios recomendados.
  2. La tabla inclinada es un excelente remedio para las venas varicosas. Si te acuestas durante 20 minutos aquí y realizas ejercicios como levantar las piernas y estirarlas, ayudaras mucho a fortalecer tus venas.
  3. Los masajes estéticos y relajantes son también muy benéficos.
  4. Cada que te acuerdes, recuéstate y coloca tus piernas hacia arriba, y súbelas y bájalas unas veinte veces.

Alimentación

Lo mejor es aprender a comer lo más natural y equilibrado posible, pues las venas también son un tejido que necesita nutrirse. Consume pescado, vegetales frescos y muchos alimentos que contengan aminoácidos, como la levadura de cerveza y la soja. No olvides la prodigiosa vitamina C y la E, buenas para nutrir las venas.  Las puedes encontrar en las frutas cítricas y los cereales respectivamente. Un licuado de avena y los caldos de verduras son excelentes.

Tratamiento casero

Este remedio es realmente efectivo. Consigue una col rizada y deshójala. Pasa por encima de cada hoja un rodillo, de modo que queden delgadas. Pon esta hoja de col encima de dónde tengas várices. Déjala todo el tiempo que puedas, incluso si puedes dejarla ahí toda la noche o en la mañana o el día entero, mejor.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
12 Comentarios
  1. octubre 11, 2009
  2. octubre 16, 2010
  3. marzo 1, 2011
  4. agosto 20, 2011
  5. agosto 23, 2011
  6. abril 23, 2013
  7. abril 3, 2014
  8. marzo 15, 2015
  9. mayo 1, 2015
  10. mayo 24, 2015
  11. mayo 25, 2015
  12. octubre 20, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR