¿Cuál es tu Estilo de Yoga?: Los 5 más populares

Hola,

Ya estoy de vuelta con otro post sobre yoga. Y es que como os comentaba el otro día hay un tipo de yoga para cada uno de nosotros, quizá ahora estés en baja forma y busques algo suavecito o, por el contrario, quizá te sientas con ganas de realizar una práctica más enérgica. Puede que en estos momentos busques trabajar más el aspecto mental que el físico o simplemente quieras mejorar tu práctica. Y es que hay tantas opciones como estados físicos, anímicos o personalidades, así que tú decides!

Estilos de yoga

Estilos de yoga

Los 5 estilos de Yoga más populares

Aquí os dejo los tipos de yoga que son más ‘comunes’, digo comunes ya que son los que se imparten en más centros.

1. Hatha, el popular

Conocido como el ‘yoga de las posturas’, es quizá el más extendido ya que se imparte en la mayoría de los centros y gimnasios. Si bien trabaja principalmente el cuerpo a través de posturas (asanas) que se coordinan con una respiración profunda, de manera suave y pausada, el hatha es mucho más. Y es que el cuerpo es solo el instrumento que hay que ‘afinar’ para alcanzar la verdadera meta del hatha: la salud, tanto física, mental como espiritual.

Se suele recomendar para principiantes y para personas de cualquier edad y forma física ya que el ritmo de la práctica es fácil de seguir, si bien el nivel de dificultad variara según el profesor.

2. Ashtanga, el dinámico

Este estilo de yoga, al igual que el Hatha yoga, se basa en el ejercicio físico para controlar y calmar la mente. Ahora bien, el Ashtanga vinyasa es un estilo más fluido, si bien las asanas son prácticamente las mismas que en Hatha, estas se realizan muy rápidamente, no hay apenas pausas entre postura y postura, por lo que si estas en baja forma física te puede costar un poco.

A los principiantes se les recomienda empezar realizando clases estilo Mysore, ya que aquí cada uno va aprendiendo, a su ritmo, la secuencia de asanas, la manera de respirar y como pasar de una postura a otra. Aunque las clases no son guiadas y resultan más impersonales, ya que cada alumno practica por su cuenta, siempre hay un profesor para ayudarte en todo momento.

3. Iyengar, el de la corrección

El yoga Iyengar es una clase de Ashtanga que se caracteriza por la precisión técnica en la ejecución de las asanas (así como por el tiempo de permanencia en ellas), la atención a la correcta alineación corporal y el uso de soportes (ladrillos de madera, cinturones, etc). Todo para que no seamos nosotros los que nos adaptemos a la postura, sino la postura a nosotros.

Aunque el trabajo es intenso es perfecto para principiantes al centrarse en la comprensión profunda de cada asana. Al principio quizá os sorprenda el número de detalles que os facilita el profesor pero de esta manera se garantiza que realicéis correctamente las posturas y que os reporten todos sus beneficios.

4. Kundalini, el de la conciencia

Este tipo de yoga debe su nombre a la energía Kundalini (o energía de la vida). Esta energía reside en la base de nuestra columna vertebral y debe fluir libremente por ella, de ahí que se realicen muchas posturas que facilitan el movimiento de la energía a través de la espina dorsal.

Las clases en kundalini son diferentes a las clases de otros estilos ya que en cada una de ellas se realiza una kriya (serie de asanas) que trabaja distintos órganos internos. Otro elemento diferenciador es la meditación, ésta es parte importante de la práctica y se realiza con el canto de mantras (palabras en sanscrito). Este aspecto quizá es el que más choque al principio si has practicado otros estilos, pero no es necesario que cantes si no te apetece.

Es un tipo de yoga fácil de seguir, por lo que resulta ideal para cualquier persona.

5. Bikram, el de altas temperaturas

Este estilo de yoga es uno de los más recientes, fue creado a principios de los 70 y busca trabajar la totalidad del cuerpo a través de una serie dinámica de posturas que se realizan en una sala climatizada a 40ºC y un 45% de humedad, lo que favorece la relajación de los músculos y el aumento de flexibilidad. Si optas por este tipo de yoga es necesario que no olvides ‘escuchar’ tu cuerpo en todo momento, ya que al principio el calor puede ser demasiado para ti, y mantenerte bien hidratado.

Se desaconseja a personas con enfermedades cardiovasculares y mujeres embarazadas.

Como veréis todos tienen el mismo objetivo: unir cuerpo, mente y espíritu, la diferencia radica en algunos casos en la intensidad de la práctica o en la forma. Os recomiendo ir probando y profundizando en cada uno de estos estilos para que descubráis que tipo de yoga es el más adecuado para vosotros. Si estas empezando pregunta siempre por las clases para principiantes, en muchos centros hay clases específicas para los que empiezan. Y por supuesto si tienes alguna enfermedad o lesión pregunta a tu médico antes de iniciar la práctica.

Buen comienzo de semana!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
16 Comentarios
  1. febrero 16, 2015
  2. febrero 17, 2015
    • febrero 19, 2015
      • febrero 24, 2015
  3. febrero 17, 2015
    • febrero 19, 2015
      • febrero 24, 2015
        • marzo 1, 2015
  4. febrero 19, 2015
  5. febrero 24, 2015
  6. marzo 23, 2015
  7. abril 3, 2015
    • abril 12, 2015
  8. abril 30, 2015
  9. mayo 13, 2015
    • mayo 14, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR