Los principios para una Alimentación Saludable

Alimentación SaludableNuestro cuerpo consume cierta cantidad de energía al día para poder funcionar. Esta energía la obtiene de los alimentos, sin ellos no podríamos vivir. Pero no todo es así de simple.

Además de la energía en forma de calorías se necesita de otras sustancias para no solo sobrevivir sino mantener una buena salud, todo esto depende de ciertos factores que se resumen en dos palabras: Alimentación adecuada.

Empecemos abordando el tema de la energía requerida por nuestro organismo. Para explicarlo en términos sencillos, se suele recurrir mucho a la analogía del cuerpo humano con un automóvil. Viéndolo desde una perspectiva muy minimalista se les podría comparar.

Un auto necesita de combustible para moverse. Pero para conseguir ese trabajo deseado debe transformar esa energía química (combustible) en movimiento.

En nuestro cuerpo sucede algo similar, pero mucho más asombroso. Los alimentos que ingerimos (combustible) son transformados en la energía que necesitamos para vivir y hacer todas nuestras actividades. Eso es un promedio de 2000 caloría diarias, ¡La misma cantidad de energía requerida para mantener encendido un foco de 100 watt por casi 24 horas seguidas!

Entonces, ¿qué alimentos te proporcionan esa cantidad de calorías promedio para tu bienestar?

La famosa dieta de las 2000 calorías

Ante todo, no queremos promover el uso de ninguna dieta en particular, pero si exponer datos que puedan ayudarle a mejorar su alimentación.

Seguro que habrá escuchado a esta ya mítica dieta. Bueno, en realidad no tiene nada fuera de lo común. La idea es equilibrar la ingesta de alimentos y sus tipos para ajustarla a más o menos 2000 calorías por día.

Además de beber bastante agua y/o té verde se recomienda comer 2 porciones de fruta, 8 de verduras, 7 de cereales, 3 lácteos, 8 de carnes y 8 de legumbres al día. Pero, ¿Dónde meter tanta comida?

Tranquilo, en primera instancia las comidas deben estar distribuidas en 5 porciones pequeñas en vez de 3. Y segundo, una porción no es un plato de comida lleno.

Para hacer una idea, esta es una pequeña lista de alimentos y sus respectivas calorías por porción:

 

1 Manzana mediana 125
4 puntas de espárrago 15
1 Aguacate 305
1 Plátano 105
85 gr. de carne de res magra asada 205
1 taza de zarzamoras 75
1 taza de brócoli 45
1 taza de col 30
½ melón 95
1 Zanahoria 30
1 tallo de apio 5
10 cerezas 50
85 gr. de pechuga de pollo asado 140
125 gr. de pechuga de pollo frita 369
1 mazorca de maíz amarillo 85
1 taza de cangrejo 135
6 rebanadas de pepino 5
1 Huevo frito 90
1 Huevo duro 75
1 Huevo batido 100

Las 5 comidas

Aunque seguirá comiendo 3 comidas “principales”, entre ellas debe haber una colación que disminuya el apetito en las siguientes comidas y ayude a mantener un metabolismo más eficiente.

El desayuno por ejemplo, debe incluir lácteos, alimentos con carbohidratos como pan y fruta. La ventaja de esto es que empieza el día con una buena cantidad de alimentos de donde obtener las calorías que necesitas.

Luego en la media mañana puede incluir un lácteo como yogur con algo de fibra y cereales. Lo que gana al consumir fibra es limpiar el colon, mejorar el estreñimiento, regular el colesterol y ayuda a evitar picos de glucemia.

En el almuerzo las calorías no deben superar las 450. Sí, es la hora donde más se come. Puede probar combinando ensaladas a su gusto con pollo a la plancha, acompañarlo con un postre de frutas y un té de limón.

Luego en la cena puede comer ensaladas, puré y acompañarlo con frutas como mango o melón. No olvide que en medio de cada comida debe comer algo pequeño.

La clave para una alimentación saludable

Es una buena costumbre controlar los alimentos que se ingiere. Pero cuando el conteo de calorías se convierte en obsesión, disfrutar de las comidas es un premio cada vez más difícil de alcanzar.

Entonces, ¿cuál es la clave de la buena alimentación? La Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación lo encierra en un marco muy simple pero razonable: La variedad.

El concepto de la variedad en los alimentos está presente en la conocida pirámide alimenticia. En esta pirámide la base de los alimentos está compuesta de hidratos de carbono complejos. En palabras simples, son carbohidratos que el organismo los aprovecha de a poco, de absorción lenta. Entre ellos están las pastas, arroz, cereales y legumbres.

Los siguientes escalones lo ocupan las proteínas y contenido vitamínico. Y al final las grasas e hidratos de carbono simples. Estos últimos son alimentos fácilmente absorbidos por el organismo por lo que principalmente aportan calorías y es ese tipo de alimentos los que hay que consumir en menor grado.

La clave para una correcta alimentación no está en contar cada caloría que toca sus labios, sino en aprender a combinar bien los alimentos. El que se pase un poco con las calorías un día y otro no, no hará una gran diferencia. Por eso si aprende a combinar los alimentos con sus respectivas calorías podrá olvidarse de contar y empezará a disfrutar de sus comidas y de un verdadero cambio en su salud.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
6 Comentarios
  1. enero 8, 2015
    • enero 10, 2015
  2. enero 8, 2015
  3. enero 13, 2015
  4. junio 9, 2015
  5. julio 27, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR