Cartílagos: cómo recuperar el movimiento y prevenenir su deterioro

¿Te duelen las rodillas? ¿Te molesta la pierna cuando caminas? ¿Te cuesta mover alguna parte de tu cuerpo? Podrían ser algunas afecciones de los cartílagos, que son los que permiten al cuerpo un movimiento fluido, flexible y amortiguado. El cartílago es  un tejido firme, pero flexible, que cubre o protege los extremos de los huesos en las articulaciones (donde se juntan dos huesos). Son una especie de gelatina dura que además impide el desgaste de los huesos al chocar o frotar entre sí.

Dolor en la rodilla

Los cartílagos también dan forma y soporte a otras partes del cuerpo como la nariz, orejas y tráquea.

Ruptura y lesiones que por lo general les suceden a los deportistas, bailarines o personas que utilizan su cuerpo en un alto rendimiento.

Los cartílagos se pueden lesionar por varias causas como:

  • Algunos factores genéticos.
  • Artritis
  • Osteoartritis, que resulta de la degradación del cartílago.
  • Dietas descuidadas o una deficiente asimilación de nutrientes.
  • Causa energética:  una de las causas más profundas de los daños en cartílagos es el estrés o ansiedad cuando se está movilizando el cuerpo, aunque no lo notemos, el cuerpo bajo estrés tiende a volver tanto tendones como ligamentos más tiesos, lo cual, al movernos, produce un desgaste mucho mayor en los cartílagos y a la larga un deterioro. Imaginemos, por ejemplo, que al caminar no queremos tomar cierta dirección, pero estamos forzados u obligados a hacerlo. Queremos ir hacia un lado y la intensión de la pierna es ir en esa dirección, pero por algo no se puede, y entonces tenemos que forzarnos a tomar otra dirección que no nos gusta. Sin notarlo, la pierna sufre este estrés, a la larga, este estrés va produciendo un desgaste mayor, lo cual no sucedería si camináramos en alguna dirección fluida y gustosa. Este ejemplo solo muestra de forma metafórica como nuestra forma de vivir la vida puede causarnos lesiones o problemas con los cartílagos. En este caso, un problema de cartílago es un conflicto que tiene que ver con nuestro movimiento en la vida, si nos cuesta movernos, si nos sentimos obligados, si sentimos que hay obstáculos que nos impiden movernos como queremos.

Síntomas de cartílagos dañados o lesionados:

  • Dolor al mover alguna parte del cuerpo, como las rodillas, las piernas, el tobillo, etc.
  • Limitación o problemas para mover el cuerpo.
  • Daños en las articulaciones, deformidad.

Dieta, relajación y emociones para salud de los cartílagos

En casos de lesiones severas por lo general se recurre a la cirugía, pero realmente hay muchas otras formas a las que podemos acudir antes de la cirugía. Prueba los siguientes tratamientos naturales:

Dieta: la acumulación de toxinas en el cuerpo puede estar desgastando los cartílagos. Te recomendamos que te pongas a dieta dos días comiendo solo piña para bajar la toxemia del cuerpo y para barrer sustancias nocivas que pudiesen alojarse en las articulaciones. Después de los dos días de dieta, empieza un régimen con vegetales crudos y al vapor y evita todas las carnes rojas y de aves, asi como panadería refinada, leche de vaca y azúcar blanca. En esta dieta debes beber al menos dos litros de agua pura, y bebe jugos de naranja en ayunas, de zanahoria con aloe o nopal a medio día y no te olvides de comer jengibre fresco en tus jugos y licuados el cual es muy bueno para purificar articulaciones y desinflamarlas.

Relájate: puede que te guste mucho hacer ejercicio, bailar o hacer actividad física, pero si la haces compitiendo, si no le das descanso necesario a tu cuerpo o si te estás esforzando mucho y eres perfeccionista sin tomar en cuenta el dolor o cansancio, tu cuerpo lo resentirá. Descansa lo necesario y tomate al menos uno o dos días a la semana seguidos para que le des al cuerpo el tiempo de la reparación.

Piensa en cómo vives tu vida: si no te gusta la dirección hacia dónde vas, si sientes que tus proyectos se van a la basura, si percibes que algo o alguien no te deja ser lo que tu quieres ser, entonces tendrás problemas con tu movimiento.  Otra cuestión es que a veces nos aferramos a ideas y las ideas fijas provocan “inmovilidad” en tu mente, lo cual se reflejara en tu cuerpo. Observa si no eres muy aferrado a ciertas formas de pensar, trata de ver si los valores que tienen te han servido y si no es asi empieza tu por darte cuenta y transformar tu sistema de valores.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...
8 Comentarios
  1. abril 15, 2014
  2. abril 15, 2014
  3. abril 15, 2014
  4. abril 16, 2014
  5. abril 16, 2014
  6. mayo 6, 2014
  7. julio 4, 2014
  8. febrero 19, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR