Avena y sus muchos usos para nuestra Belleza Natural

Avena y sus muchos usos para nuestra belleza naturalNo cabe duda que un buen tazón de avena por la mañana puede ser un excelente desayuno, o unas galletas de avena el perfecto bocadillo, sin embargo, pocas veces consideramos lo beneficiosa que resulta para nuestra piel, ya sea consumiéndola o aplicándola directamente.

Hay un sinfín de formas de aprovechar los beneficios de los granos comunes para nuestra piel, en este caso, la avena, desde el tratamiento del acné hasta la obtención de un exfoliante corporal casero, mejor aún, no tienes que invertir en un champú caro que puedes hacer tu misma con un poco de harina de avena y bicarbonato de sodio.

La avena posee propiedades antiinflamatorias y antioxidantes y, como tal, es ideal para la piel sensible y para tratar una variedad de trastornos de la piel, incluyendo quemaduras, eczema,  picazón, etc.

Propiedades de la Avena: Avena contra el acné

Si no tienes ganas de comer avena hoy, puedes emplearla tal vez para combatir el acné, puedes prepararla como comúnmente lo haces, utilizando miel para endulzarla. Deja que la avena cocida se enfríe y aplica un poco en las áreas problemáticas, deja actuar por 15 minutos o hasta que seque y luego enjuaga. La avena ayuda a absorber el exceso de grasa de la piel, y a desvanecer los brotes de acné.

Utiliza la avena para la irritación de la piel

Un refrescante baño con avena puede ser de gran ayuda cuando nuestra piel está irritada. Toma un poco de harina de avena (también puedes obtenerla moliendo la avena), coloca en una gasa o un paño limpio y envuelve haciendo un nudo, formando una especie de saco con la harina de avena en su interior. Coloca el saco en el grifo, para que el agua pase por este y llena una bañera con agua tibia, utiliza este baño para relajarte y calmar la irritación de la piel.

Hidratante

La avena puede ayudarnos a mantener nuestra piel hidratada, mezcla una taza de leche con dos tazas de avena y una cucharada de miel. Aplica dicha mezcla, poco antes de salir del baño por tu cuerpo, enjuaga con agua templada y seca tu piel para ver los resultados.

Mezcla de avena para una piel radiante

La avena es un ingrediente común en las mascarillas caseras, y no es para menos, ya que puede ayudarnos a obtener una piel radiante. Prepara una mascarilla con dos cucharadas de avena molida o harina de avena, y 4 cucharadas de leche, mezcla bien y añade 3 cucharadas de crema agria. Espera un poco a que la avena se integre y espese, a continuación, añade unas gotas de zumo de limón y aplica sobre la piel.

Deja actuar durante 20 minutos y enjuaga con agua templada.

Champú seco de avena

La avena ayuda a eliminar los residuos de suciedad que se incorporan en la piel y en el cuero cabelludo por lo que puedes preparar un champú de avena en seco que también ayuda a aliviar la picazón del cuero cabelludo.
Muele un poco de avena y mezcla en partes iguales con bicarbonato de sodio. Frota la mezcla suavemente contra el cuero cabello para absorber el exceso de grasa, por último cepilla.

Tratamiento Exfoliante corporal

Si los estropajos tienden a dejar tu piel irritada, prueba con un exfoliante a base de harina de avena, aceite de coco, azúcar moreno y un poco de agua tibia. Obtendrás los mismos  beneficios, sin ser agresivos con la piel.
También puedes emplear una mezcla con dos cucharadas de avena y una cucharadita de bicarbonato de sodio, agrega sólo el agua suficiente para formar una pasta y con esta frota suavemente la piel, por último enjuaga, evita utilizar estas mezclas en el rostro.

Para limpiar el rostro

La limpieza diaria del rostro, es una paso que no puede faltar en nuestra rutina y la avena puede ser aliada. La avena contiene compuestos conocidos como saponinas que se caracterizan por sus propiedades de limpieza. Las saponinas se añaden comúnmente a los champú y detergentes para que funcionen como emulsionantes y espumantes. Estos compuestos vuelven a la avena un ingrediente natural para la limpieza de nuestra piel, siendo muy útil para pieles sensibles.

Una receta muy simple para limpiar el rostro, es mezclar harina de avena con una cucharada de mie y con agua tibia hasta formar una pasta, con la que puedes frotar muy cuidadosamente el rostro antes de enjuagar.  Las propiedades de a avena junto a la acción antibacteriana de la miel también ayudará a aliviar la inflamación de la piel y aliviar la resequedad.

Mascarilla antiarrugas

Por último pero no menos importante, podemos aprovechar las propiedades de la avena, para prevenir la aparición de arrugas tempranas.

Para ello, es necesario emplear 1 cucharadita de aguacate, 1 yema de huevo y 1 cuchara de cerveza, con 2 cucharadas de avena, debemos mezclar bien hasta que los ingredientes se incorporen, y aplicar sobre el rostro. Dejamos actuar por 10 minutos y enjuagamos con agua templada. Hay que repetir el proceso dos o tres veces a la semana para mantener nuestra piel joven.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
10 Comentarios
  1. julio 29, 2014
  2. julio 30, 2014
  3. agosto 1, 2014
  4. agosto 1, 2014
  5. agosto 1, 2014
  6. agosto 1, 2014
  7. agosto 22, 2014
  8. octubre 21, 2014
  9. noviembre 17, 2015
  10. febrero 10, 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR