Alivia los Callos y olvídate del Dolor en tus Pies

Generalmente son nuestros pies los que menos atención y cuidado reciben de nuestra parte y los que finalmente más dañados terminan al finalizar un día ajetreado de labores.
Los tacos, las medias, o la falta de un humectante pueden ser los causantes de esos dolorosos callos y callosidades que se forman en la parte superior de los dedos, detrás de ellos y/o de nuestros talones. Si sufres de esta afección pon atención a cómo solucionarlos y reflexiona sobre todos los cuidados que merecen recibir diariamente nuestros pies, pues durante el día son los que resisten todo nuestro peso.Alivia los Callos y olvídate del Dolor en tus Pies

Cómo evitar los callos

Así aún no padezcas de callos es importante que tomes algunas medidas preventivas, en el tiempo menos pensado pueden aparecerte y resultarte muy dolorosos.

Para ello es necesario que uses diariamente una crema humectante o un producto natural, puede ser aceite de oliva, una mezcla de plátanos o vaselina. Al mismo tiempo pueden aliviarte el cansancio y darte una sensación de frescura.

Otra opción es revisar si tus zapatos son los suficientemente cómodos, evita que te queden apretados o que te queden sueltos. Otro problema puede ser si la suela es dura o muy delgada lo que origina que sientas, con dolor, todo lo que pisas, como si no usaras un calzado.

Elimina los callos

Si ya tienes callos y/o callosidades debes seguir los siguientes pasos:
Llegando de tu centro de labores a casa remoja tus pies en agua tibia por aproximadamente unos 10 minutos, mejor si le echas al agua aceites esenciales para suavizar la piel.
Luego con ayuda de una piedra pómez o una lima quita callos, frota las asperezas, intentando eliminar las durezas sobre tus dedos, en la planta o alrededor de los talones.
Al limar, evita producirte alguna herida, hazlo muy suavemente, sólo por unos 3 minutos, esto hazlo todos los días. Si tus callos sobre los dedos están muy duros no es recomendable cortarlo todo de raíz, lastimarás gravemente tu piel y tus dedos. Sólo límalos todos los días con cuidado y sutilmente. Poco a poco, gradualmente, si lo haces como lo aconsejamos irán bajando su dimensión hasta desaparecerlos. Sin embargo otra medida a tomar tiene que ver con tus calzados, elimina y deja de usar los que te aprietan y lastimen, usa zapatos cómodos. Muchas personas eliminan los callos luego de un largo proceso, pero al continuar usando calzado apretado empiezan aparecer otra vez.

Remedios Caseros

Además de los consejos anteriores, es importante que sigas un tratamiento. Lo ideal es que acudas a un podólogo si el callo tiene mucho tiempo. Pero aquí en Biomanantial te daremos algunos tips y secretos para combatir al callo, naturalmente.

Con cebolla: Es reconocida mundialmente las propiedades curativas y ant-iinflamatorias de la cebolla, esta hortaliza puede ser de gran ayuda para eliminar los callos y callosidades. Para ello corta media cebolla y frótalo en el área afectada. Realiza siempre esto, todas las noches antes de acostarte.

Ajos: Los ajos también son aliados contra los callos. Aplica su jugo sobre el callo o machaca un diente mezclado con aceite de oliva, cubre el dedo u otras zonas y envuélvelo con una gasa o venda, mantenlo así toda la noche mientras duermas y enjuágalo al levantarte al día siguiente.

Ortiga: Para utilizar la ortiga, debes coger los tallos y sus flores luego de lavarlos bien pásalo por la licuadora y ese jugo aplicas a los callos, tres veces por día.

Caléndulas:  Hacer lo mismo con la flor caléndula. Lo puedes machacar o pasar por una licuadora y luego lo aplicas antes de dormir cubriéndolo con una venda hasta el día siguiente.

Higo: El higo además de desinflamar nos da una sensación de frescura y alivio. Corta un higo, extrae su pulpa y aplícalo en los callos, antes de acostarte cada noche, luego los cubres con una venda y lo dejas hasta el día siguiente. Para retirarlos remoja tus pies en agua tibia a caliente y limas con piedra pómez. Has esto diariamente.

Bicarbonato de sodio:
Para aplicar el bicarbonato de sodio, remoja antes por unos 10 minutos tus pies con agua tibia. Luego aplicas la pasta elaborada con el bicarbonato y un poco de agua, después de 20 a 30 minutos retirar con agua tibia y limar.

Manzanilla: Remoja tus pies en una infusión que contenga la mezcla de cuatro cucharadas de manzanilla en un litro de agua. Además de suavizar tus callos, puedes aliviar el dolor y cansancio en tus pies.

Pies saludables

Para mantener unos bonitos pies, relajados y frescos, puedes seguir estas recomendaciones.

Masajea tus pies: Consiente a tus pies, date un tiempo para llegar a casa y antes de salir a trabajar de aplicarte una crema y brindarte unos suaves masajes, desde el talón hasta los dedos.

Camina descalzo: De tanto andar con zapatos, nuestros pies también se cansan, por ello es recomendable que dediques un momento andando descalzo(a), no sólo hacer este ejercicio en la playa o el césped, puedes caminar sin zapatos en el piso de tu casa.

Medias: Debes usar medias o calcetines holgados, que no te aprieten recuerda que es dañino para la circulación, prefiere los que son elaborados con algodón o lana que no lastimen tus pies.

Ejercicio: Una práctica que debe ser constante para relajar y mejorar la circulación de nuestros pies es elevando las piernas y tobillos arriba y abajo 5 minutos 2 ó 3 veces al día. También puedes mantenerlos arriba apoyados en la pared de tu habitación por unos 5 a 10 minutos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
8 Comentarios
  1. febrero 2, 2015
  2. febrero 3, 2015
  3. abril 13, 2015
    • diciembre 27, 2015
  4. abril 14, 2015
  5. abril 28, 2015
  6. abril 28, 2015
  7. septiembre 2, 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR